Atrás

La manera en la que los animales silvestres se curan a sí mismos

La medicina tradicional ancestral se basa en las costumbres de las comunidades campesinas que buscan prevenir y tratar una amplia variedad de dolencias y enfermedades de una forma más natural.

Según la Organización Mundial de la Salud, “La medicina tradicional es todo el conjunto de conocimientos, aptitudes y prácticas basados en teorías, creencias y experiencias indígenas de las diferentes culturas, sean o no explicables, usados para el mantenimiento de la salud, así como para la prevención, el diagnóstico, la mejora o el tratamiento de enfermedades físicas o mentales

Además, estudios realizados han demostrado que esta medicina tradicional ancestral no solo es usada por los seres humanos sino también por los animales.

Hace 35 años mientras el primatólogo Mike Huffma y su asistente Mohamedi Seifu Kalunde, le realizaban un estudio a un grupo de chimpancés en el oeste de Tanzania, una de las hembras, conocida como Chausiku, dejó su cría, se subió a un árbol y se acostó en un nido que había construido.

Algo que fue inusual para Huffman, puesto que los chimpancés no suelen dormir durante el día. Pero lo sorprendente de esto fue cuando Chausiku bajó del árbol, tomó a su cría, caminó lentamente, con dificultades y seguida por su manada, hasta que se sentó frente a un arbusto.

Este arbusto hallado por la chimpancé es conocido como “vernonia amarga”. Los Tongúes, un grupo étnico de la región de Kigoma (Tanzania) utilizan esta planta para tratar la malaria, los parásitos intestinales y el malestar estomacal.

Chausiku arrancó varias ramas, les retiró las hojas que según indica Huffman, ingeridas en grandes cantidades pueden ser letales, lo curioso de esto, además de que no se trataba de una planta que estos primates consumieran normalmente, fue que masticó la médula y luego escupió las fibras.

24 horas después de que la chimpancé ingirió la rama amarga, corrió a gran velocidad por el busque hasta llegar a una pradera pantanosa donde devoró grandes cantidades de higos, médula de jengibre y hierba de elefante.

Fue así como estas observaciones de Huffman y Kalunde, se convirtieron en la primera evidencia documentada de un animal consumiendo una planta con propiedades medicinales y evidenciando posible recuperación.

Además, no son los únicos animales en digerir plantas medicinales, ya que estudios revelan que mamíferos como la civeta, oso pardo y el oso negro también consumen plantas y expulsan parásitos.

Finalmente, cabe resaltar que la medicina tradicional ancestral ha tenido grandes aportes en la salud, es más asequible y no se ve afectado por químicos, sin embargo, la medicina convencional sigue siendo quizás más consultada, ya que esta se encarga de revisar más a fondo las enfermedades y está constituida por la ciencia.

 

Imagen tomada de BBC Mundo

Maria Alejandra Soto Hernández

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó


Contenido relacionado