Atrás

El hábito de consumir malas noticias compulsivamente

Debido al confinamiento, muchas personas invierten gran cantidad de horas y atención a sus celulares; unas como forma de entretenimiento y otras para mantenerse informadas. Sin embargo, no todas las noticias que buscan son positivas y mucho menos verídicas.

Como es el caso de Emily Bernstein, escritora de comedia de 29 años en Los Ángeles, que desde que inició la pandemia, ha recurrido al "scrolling", es decir, deslizar verticalmente en una pantalla táctil.

No solo porque su trabajo le implica permanecer inmersa en Twitter y en páginas de noticias en busca de material, sino también por la obsesión del llamado doomscrolling.

Pero ¿Qué es doomscrolling?, según lo explica Jessica Klein a BBC Mundo:  es la obsesión por consumir noticias generalmente negativas, arrastrando a través de una fuente de noticias sin pausa y sin importar cuán malas sean estas.

Por su parte, existen diversas razones por las cuales las personas sienten la necesidad o la urgencia de leer noticias, especialmente durante momentos difíciles, como lo que está pasando actualmente en el mundo.

Y las redes sociales se han convertido en las plataformas donde se les da espacio a aquellos usuarios que hacen más ruido; motivo por el que muchos individuos viven sumergidos en ellas. Sin embargo, cabe aclarar que no todas las noticias y la información que aparecen en las redes sociales son verídicas.

Por otra parte, Pamela Rutledge, directora del Centro de Investigación de Psicología de Medios de California, indica que el doomscrolling "realmente solo describe la necesidad compulsiva de tratar de obtener respuestas cuando tenemos miedo".

Y el miedo en particular, es quizá lo que ha hecho que las personas cada vez lean noticias compulsivamente. Incluso inician leyendo secciones informativas y después, llegan al apartado de comentarios, deslizando la pantalla sin parar.

Si bien, estar informados hace que las personas se sientan un poco más seguras, el exceso de información y más si es negativa, los puede llevar a tener efectos psicológicos desfavorables.

Ya que, estudios realizados durante esta pandemia han demostrado que el doomscrolling hace influye en el comportamiento de las personas, vinculado con ansiedad y depresión, con el consumo de noticias relacionadas con el COVID -19, y con un mayor tiempo dedicado a los celulares.

Por eso, lo más importante para dejar de consumir noticias compulsivamente es empezar por dejar de lado el celular, el computador o la tableta. Puede salir a trotar, a caminar, escuchar música, es decir, hacer otras actividades que no tengan nada que ver con aparatos electrónicos y así se dará cuenta que el mundo real va más allá de eso.

 

Imagen tomada de freepik

 

Maria Alejandra Soto Hernández

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó