Atrás

¿En qué va la restitución de tierras?

Estudiantes de la Sede conocieron los avances de la política que ha beneficiado a más de 33 mil víctimas del despojo.  

Con 151.000 hectáreas entregadas a víctimas del despojo, 5.000 familias beneficiadas y más de 61.600 millones de pesos invertidos en programas de desarrollo con enfoque territorial, la Unidad de Restitución de Tierras -URT-, presentó el balance oficial de la implementación del Programa de Restitución de Tierras, que está próximo a cumplir 10 años.    

Uno de los propósitos principales de la iniciativa es que las víctimas del despojo y abandono forzado de sus tierras puedan recuperarlas y emprender en ellas proyectos productivos, los cuales, a la fecha, llegan a 4.739 de más de 129.000 millones de pesos en inversión.  

Este proceso se creó con la Ley 1448 de 2011, dando vida a la URT y permitiendo que las víctimas tengan una reparación integral, un reconocimiento por parte del Estado, con ocasión del conflicto, y una transformación de vida respaldadas por jueces y magistrados, quienes definen la propiedad de la tierra y de naturaleza privada y/o colectiva.  

Según el director general de la URT, Andrés Castro, durante el foro virtual “Volver a la tierra: una unidad para la paz” desarrollado en conjunto con la Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía, con la ley se ha logrado hacer presencia en más de 1.000 municipios en cerca de 80% del territorio nacional, más de 33 mil personas han sido beneficiadas, entre ellas, 15.852 mujeres rurales, y 170 “municipios PDET” (programas de desarrollo con enfoque territorial) han recibido 61.600 millones de pesos en inversiones junto con 160.000 hectáreas.

“Ha sido una curva de aprendizaje y todavía no hemos terminado… Para el campesino la tierra lo es todo, lo mismo que para un indígena o afrodescendiente al estar enraizado con las costumbres, las tradiciones y los hábitos de lo que genera la tierra... Queda un margen del territorio con 250 municipios, en donde no hemos podido llegar, pero en el avance de la seguridad y orden público, lograremos entrar a esos territorios que no han sido atendidos”.      

 

 

Durante la jornada, Castro hizo una breve descripción de los procesos y unidades que componen y acompañan el programa de restitución, así como las bases en las que se fundamenta la URT a través de la Ley 1448, que implican no sólo una indemnización monetaria o la restitución de unos bienes, sino la inclusión de medidas de satisfacción, rehabilitación, indemnización, restitución (de tierras, vivienda, fuentes de ingreso, acceso a crédito, educación, salud) y garantías de no repetición.     

“Uno de los procesos que deben cumplir las víctimas, es la ruta de restitución de tierras, iniciando por una etapa administrativa, es decir, el comienzo del estudio y focalización del territorio, pasando por la etapa judicial, en el que se presenta la demanda ante el despacho judicial y se da la respectiva sentencia, y finalmente la fase de cumplimiento, generando la compensación a las víctimas”.

El proceso tiene un enfoque preferencial de género, que privilegia el acceso a restitución de mujeres cabezas de hogar que perdieron a sus padres, esposos o hijos, y que les tocó asumir el despojo y abandono de sus predios. La restitución étnica también juega un papel fundamental al interior de la ley, al permitir que más de 39.400 personas sean beneficiarias, recibiendo cerca de 380.000 hectáreas en sentencias para restitución.

“Al final de esta política, cuando los jueces hayan resuelto los casos que se van a someter a consideración, se logrará entregar más de tres millones de hectáreas en restitución de tierras… Es una política que le cumple a las víctimas y genera un papel transformador en cada una ellas, logrando un doble propósito, formalizar la propiedad individual y colectiva, pero también un tejido social y una infraestructura que es básica para el desarrollo rural.

De alguna manera transformamos esos territorios con proyectos productivos y celebramos acuerdos comerciales, que afianzan, consolidan y sacan al productor de esa condición de víctima para llevarlo a ser un emprendedor del campo”.

El foro virtual se llevó a cabo en el marco del convenio de cooperación entre la Unidad de Restitución de Tierras y la Corporación Universitaria Minuto de Dios – UNIMINUTO, Sede Virtual y a Distancia, buscando compartir conocimiento y prácticas de responsabilidad social, con miras a mejorar las condiciones de vida de la población víctima de las regiones del país.

 

 


Actualidad

Bienvenida

Presentación Decana Facultad Ciencias Humanas y Sociales
Presentación Director Maestría en Paz, Desarrollo y Ciudadanía

Noticias