Atrás

Tecnoestrés

¿En su día a día se pone límites para usar el computador, la tableta o el celular? ¿O simplemente divaga en ellos sin ningún objetivo? Cuando no se utiliza la tecnología de una manera consciente y responsable y la mayor parte del día permanecen conectados a una pantalla, puede aparecer el tecnoestrés; este es una condición que afecta tanto al cuerpo como a la salud mental.

La pandemia y su aislamiento preventivo nos llevó a hacer un uso más constante de las tecnologías, para estar en contacto con otros y/o para cumplir con las obligaciones laborales o escolares. Todo esto generó una mayor hiperconectividad y, a su vez, más tecnoestrés, por la dificultad de poner límites en el uso de estas herramientas, causando cambios de ansiedad y sensación de fatiga, como lo indican en la revista 5 Sentidos.

Si usted ha tenido síntomas de adicción al uso de la tecnología y otros como agotamiento físico constante o cansancio mental por uso de dispositivos, y a pesar de ello siente la necesidad de seguir inmerso en ella, usted puede tener tecnoestrés.

Pero, ¿qué se puede hacer frente a esto? En el caso de los niños, si usted es padre de familia o estas a cargo de menores de edad, es el principal responsable de la interacción que ellos tienen con la tecnología.

Por esto es importante que establezca tiempos de conexión; por ejemplo, después de las clases virtuales y haber cumplido con sus deberes, déjelos tener una hora o dos para ver películas, jugar video juegos o estar en redes sociales.

También, dialogue con ellos, explíquele que hay contenidos que no pueden consumir, enséñeles que hay muchas otras cosas para hacer fuera de los dispositivos tecnológicos. Además, evite que tengan dispositivos electrónicos en sus habitaciones y procure que el uso de estos sea en lugares donde haya un adulto, no para vigilancia sino como una forma de acompañamiento para orientarlos por si tienen alguna duda y así mismo evitar que naveguen en sitios web que no son aptos para ellos.

Por otra parte, si se encuentra en el mundo laboral o académico, es importante que planee su jornada. Organice bien el tiempo para cada actividad, respete los horarios de alimentación y haga una pausa saludable.

También, aprenda a definir qué es lo realmente urgente, qué proyectos puede terminar al otro día para que se desconecte y le pueda dedicar tiempo a su familia, al ejercicio o a jugar con su mascota.

Póngale un límite al uso de dispositivos, ya que muchas veces, después de apagar el computador puede seguir atendiendo asuntos del trabajo desde el celular y esto puede generar un malestar en la convivencia familiar

Finalmente, realice un balance sobre su vida online y fuera de ella, de esta manera podrá dedicarse a realizar actividades de manera consciente generando un mejor uso de las tecnologías.

 

Imagen tomada de freepik

Maria Alejandra Soto Hernández

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó