Atrás

El papel de la inteligencia emocional en tu bienestar

En un mundo que está cambiando constantemente es importante tener inteligencia emocional. Pero ¿qué es la inteligencia emocional? Según la RAE es “la capacidad de reconocer sentimientos en nosotros mismos y en los otros”.

En una definición más amplia, para algunos teóricos es "un conjunto de habilidades emocionales y sociales que influyen en la forma en que nos percibimos y expresamos, desarrollamos y mantenemos relaciones sociales, hacemos frente a los desafíos y utilizamos la información emocional de manera efectiva y significativa".

Por esto es importante tener esta inteligencia, ya que, en los escenarios familiares, laborales, sociales, de pareja y educativos, no solo se usan aptitudes intelectuales sino también las emocionales.

Y es que el 80 % del éxito de las personas depende de sus habilidades sociales y otros factores. Tan solo cerca del 20 % depende de sus capacidades intelectuales, como lo indican en la revista 5 Sentidos, de Sura.

Por otra parte, un factor a tener en cuenta es que no se nace con la inteligencia emocional, algunos expertos dicen que esta se desarrolla a través de las experiencias de la infancia, toma de conciencia, adquisición de hábitos, entre otros. Por lo tanto, es necesario empezar a trabajarla desde pequeños.

Si usted tiene hijos es importante que empiece a tomar hábitos con ellos, para que desarrollen esto a temprana edad. Comience por ayudarles a nombrar sus emociones en las situaciones del día a día, exprese asertivamente sus emociones como adulto, para darle ejemplo al niño.

Enséñele técnicas de respiración y formas de recuperar la calma, como pintar o jugar con plastilina; léale libros en familia y realice juegos que tengan que ver con las emociones, como elaborar mascaras con diferentes estados de ánimo, por ejemplo.

Finalmente, si usted desea tener inteligencia emocional, debe tener en cuenta los 5 pilares claves que se conciben desde el sector de la salud: el autoconocimiento, la autorregulación, la automotivación, las habilidades sociales y la empatía.

El primero es la capacidad que se tiene de identificar cómo se siente; el segundo, se basa en la capacidad que tiene de autocontrol, de adaptarse y de lograr nuevas soluciones ante las circunstancias adversas.

El tercero es la capacidad de encontrar objetivos que los impulse, de vivir con optimismo, de comprometerse y de adoptar una actitud acorde con cada situación.

EL cuarto comprende las actitudes de liderazgo, la comunicación asertiva, la capacidad de resolución de conflictos, la colaboración y el trabajo en equipo. Y el último, pero no menos importante, se refiere a la capacidad para comprender a los demás.

Para concluir, es importante entender que la inteligencia emocional juega un papel muy importante en el bienestar de las personas, ya que obtenerlo ayuda a desenvolverse satisfactoriamente en todas las áreas de la vida.

 

Imagen tomada de freepik

 

Maria Alejandra Soto Hernández

Dirección de Comunicaciones

Rectoría Antioquia-Chocó