Actualidad

Atrás

1672 estudiantes y sus familias recuperan 2.200 espacios

Bajo la metodología internacional Tierra de Niñas, Niños y adolescentes-(TiNi), 1672 estudiantes de UNIMINUTO, siembran diversos tipos de plantas en balcones, antejardines, parcelas y espacios públicos, acciones con las que han recuperado 2.200 espacios.

 


En este trabajo, los estudiantes están acompañados por los profesores de los 19 Centros de Educación para el Desarrollo de las distintas rectorías del sistema universitario, como una apuesta pedagógica que ayudará a que las personas desarrollen sensibilidad consciente y empatía por la vida.

UNIMINUTO, a través de sus estudiantes, quienes hoy son agentes TiNi, siembran esperanza y se fortalecen valores fundamentales para transformar el mundo y aportar a la sostenibilidad integral.

 

Bogotá, diciembre de 2020 (@UNIMINUTOCOL) Estudiantes de UNIMINUTO a nivel nacional que cursan la Práctica en Responsabilidad Social desde casa, en este tiempo de confinamiento y en compañía de sus familias y comunidades cercanas, vienen transformando espacios grises, sin vida, descuidados, muchas veces por las mismas familias y comunidades, en espacios de vida, donde se siembran y se cuidan plantas para el consumo propio, para los demás y para la naturaleza, a partir de medio metro de tierra.

 

Esta práctica de proyecto social denominada Ciudadanos ambiental y socialmente responsables con el cuidado de la vida se realiza  bajo una metodología de origen latinoamericano, denominada Tierra de Niñas, Niños y adolescentes-(TiNi) que goza de reconocimiento en más de 10 países del mundo incluyendo China y Canadá, además ha migrado como política pública de dos países latinoamericanos, y es reconocida por la UNESCO como una buena práctica de educación para el desarrollo sostenible.

 

UNIMINUTO es la primera institución de Educación Superior en Colombia que se adhiere a esta estrategia global, hoy cuenta en todo Colombia con 1.672 estudiantes y sus familias sembrando vida, en balcones, antejardines, parcelas y espacios públicos; la metodología de los proyectos sociales extiende esta importante tarea de cuidar la vida, ya que los estudiantes se convierten en agentes TiNi, asesoran a otras personas que encuentran interesante sembrar sus propios alimentos, compartir con otros y guardar siempre un espacio a la naturaleza. La primer experiencia inicio en agosto y actualmente la institución cuenta con más de 2.200 espacios de vida que están creciendo y siendo cuidados.

 

En este trabajo, los estudiantes están acompañados por los profesores de los 19 Centros de Educación para el Desarrollo de las distintas rectorías del sistema universitario, como una apuesta pedagógica que ayudará a que las personas desarrollen sensibilidad consciente y empatía por la vida.

 


Bajo este panorama, Claudia Andrea Betancur, Subdirectora General de los Centros de Educación para el Desarrollo de UNIMINUTO, afirma que: “este proyecto nos recuerda que tenemos en nuestras manos la posibilidad de cambiar el mundo transformando espacios y relaciones. Cuidar la vida se debe convertir en un aprendizaje esencial que la educación debe promover”. 

Formar y empoderar a los estudiantes como ciudadanos afectivos, emprendedores y comprometidos con el ambiente, de manera que se conviertan en agentes de cambio desde lo individual y lo colectivo, es fundamental para la construcción de otras relaciones con nosotros mismos y con la naturaleza. La apuesta de UNIMINUTO trasciende la formación académica, el reto está en educar al estudiante para la vida.
 

Para Mónica Viviana Tobón Varón, estudiante de Contaduría Pública de cuarto semestre del UNIMINUTO Pereira, este proyecto ha sido “una experiencia maravillosa, porque he podido encontrarme con esa parte de mí que no conocía, que ama sembrar y ver como la tierra es tan sabía que nos da tantas cosas. También porque he podido enseñar el amor por la naturaleza, no solamente venimos a sembrar, sino que también, decoramos, cantamos, vemos videos”.
 

Bajo este contexto, Mónica Tobón, estudiante de UNIMINUTO Pereira, afirma que: “la comunidad se ha visto beneficiada, tenemos en este momento, seis niñas de diferentes edades, cada una de ellas está empezando su propia TiNi en casa, entonces eso es muy importante ya que están llevando ese aprendizaje a sus hogares y allí sus familias también van a aprender y ahí la comunidad va a empezar a tener ese amor por la naturaleza”.

Finalmente, UNIMINUTO, a través de sus estudiantes, quienes hoy son agentes TiNi, siembra esperanza y se fortalecen valores fundamentales para transformar el mundo y aportar a la sostenibilidad integral.

 

 


Artículos académicos