Atrás

¡Que nadie se quede sin servir!, es el llamado de El Minuto de Dios

Estas son las acciones concretas de solidaridad con las cuales mostramos nuestra cercanía con la población más vulnerable en esta crisis actual que se está viviendo. La Corporación Minuto de Dios y UNIMINUTO Sede Principal Bogotá, a través del Centro de Educación para el Desarrollo – CED, se volcó a las calles de la localidad de San Cristóbal Sur en la capital del país, para donar mercados a familias de los barrios Paseito III, Moralba, Altos de Cafam y sectores aledaños.

La comunidad de este sector ubicado en el sur de Bogotá, ha sido parte de las diferentes actividades de investigación en campo, del proyecto “Subjetividades y Economías Alternativas, en el barrio Santa Rosa de Bogotá y la comunidad de mujeres de Guateque, Boyacá”, lo que ha permitido realizar esta investigación con un importante nivel de amplitud y, a su vez, con constante colaboración y apoyo incondicional en la implementación de este proyecto investigativo.

Así mismo, se han creado lazos solidarios con la población, a través del desarrollo del curso de Economía Solidaria, en conjunto con el programa de Contaduría Pública y la Escuela de Economía Solidaria de UNIMINUTO Sede Principal Bogotá.

En ese sentido, la entrega de ayudas alimentarias se dio gracias a la gestión de los docentes del Centro de Educación para el Desarrollo – CED de UNIMINUTO Sede Principal Bogotá y la Dirección de Desarrollo Social de la Corporación Minuto de Dios, acompañando y apoyando de esta manera, a las comunidades más vulnerables, a través de la campaña “Minuto a minuto con los pobres”, y en la que también participó decididamente, el Rector General de UNIMINUTO, padre Harold Castilla Devoz, quien ha venido apoyando esta iniciativa en la gestión y entrega de las donaciones a la comunidad.